21 may. 2017

DAREDEVIL EN LOS AÑOS SESENTA - Stan Lee y Gene Colan (4)


(Viene de la entrada anterior)

Gene Colan había demostrado aptitud para el dibujo desde una temprana edad. Asistió al Art Students League de Nueva York y empezó a trabajar en la industria del comic en 1944, dibujando historias bélicas para “Wings Comics”. Tras un periodo en el extranjero con las Fuerzas Aéreas y de nuevo en Estados Unidos, Colan conoció a Stan Lee, con quien empezó una larga y fructífera relación profesional, relación que se vio interrumpida cuando Colan, como tantos otros artistas, fue despedido por Lee con ocasión de la crisis que experimentó el medio en los años cincuenta. Trabajó para DC, dibujó westerns y comics románticos y, al final, por motivos pecuniarios, aceptó un trabajo que no le gustaba nada en una empresa de publicidad. Cuando percibió que la industria del comic empezaba a recuperarse de nuevo, empezó a llamar periódicamente a Stan Lee para preguntarle si había posibilidades de realizar algún encargo…hasta que un día la respuesta fue positiva.

18 may. 2017

1988-ODISEA CÓSMICA – Jim Starlin, Mike Mignola y Carlos Garzón


A mediados y finales de los ochenta, la editorial DC se había convertido en el núcleo del cambio del comic de superhéroes. La maxiserie “Crisis en Tierras Infinitas” (1985) había servido para reformular todo su universo de ficción, limpiándolo y dotándolo de una necesaria coherencia y amalgamándolo en una única línea de continuidad. Habiendo establecido su punto cero, la compañía empezó a ofrecer nuevas versiones de sus personajes clásicos, como Superman (en las manos de John Byrne), Wonder Woman (a cargo de George Pérez) o la Liga de la Justicia (Keith Giffen, J.M de Matteis y Kevin Maguire). Pero había muchísimos otros héroes y villanos de menor categoría a los que encontrar su lugar. Ese fue el cometido de la miniserie “Leyendas” (1986), con la que se avanzó en la exploración de ese nuevo universo DC y en la que el villano principal era nada menos que Darkseid, dispuesto a acabar con los superhéroes de la Tierra mediante un maquiavélico plan.

Unos años después, Neil Gaiman daría su propio enfoque al plano mágico y místico del universo DC con la miniserie “Los Libros de la Magia” (1990). Y había otro gran grupo de personajes, aquellos situados en el futuro y el espacio. A los cerebros de la editorial se les ocurrió que para recuperarlos y volverlos a situar en el mapa de la nueva continuidad la mejor opción podría ser Jim Starlin.

9 may. 2017

1984- DE VUELTA A CASA – Abulí y Bernet


Existen en el comic binomios creativos que han quedado fuertemente asociados en la mente de los aficionados a ciertos géneros. Por ejemplo, Pierre Christin y Jean-Claude Mezieres a la ciencia ficción (“Valerian”), Jean-Michel Charlier y Jean Giraud al western (“Blueberry”), Roy Thomas y John Buscema a la fantasía heroica (“Conan el Bárbaro”) o Rene Goscinny y Albert Uderzo al humor (“Asterix”). En el caso del guionista Enrique Sánchez Abulí y el dibujante Jordi Bernet, el género que viene inmediatamente a la cabeza es el de la serie negra. Sobre todo, claro, gracias a su mundialmente famoso asesino “Torpedo 1936”, pero también a otras obras, como “Ab Irato” o la antología “Historias Negras” en las que transitaron por los recovecos más oscuros de la naturaleza humana. “De Vuelta a Casa” no es una excepción, puesto que se trata sobre todo de una obra que se ajusta principalmente a los parámetros conceptuales y estéticos del género negro.

Es una obra que ilustra perfectamente la flexibilidad de la ciencia ficción a la hora de fusionarse con otras temáticas y enfoques distintos a los normalmente adoptados por los autores especializados del género. Además, su lectura supone un agradable cambio respecto a obras de corte más tradicional dentro de la CF.

1 may. 2017

1966- FLASH GORDON - Al Williamson (y 2)

(Viene de la entrada anterior)

En la primera historia del primer número, Williamson –con la colaboración de su colega y también aficionado a Flash, Larry Ivie- pone al día a los nuevos lectores respecto a la historia del personaje y su estatus en Mongo antes de narrar una historia bastante sencilla de conspiraciones palaciegas en el reino de Frigia. Al finalizar la aventura y haber cumplido su misión en el planeta –encontrar el suficiente radio como para asegurar la operatividad de las armas que “ayudarán a mantener la paz” en la Tierra-, Flash, Dale y Zarkov regresan a nuestro mundo. Es aquí donde transcurre la segunda aventura, en la que Flash y Zarkov, a bordo de una tuneladora exploran un desconocido mundo subterráneo en una peripecia claramente inspirada en la saga de “Pellucidar” de Edgar Rice Burroughs. Por supuesto, allí, en el reino secreto de Krenkellium (bautizado en honor al mentor y amigo de Williamson, el dibujante Roy Krenkel), se enfrentarán al tiránico rey, obtendrán la ayuda de la enamoradiza princesa de turno, se enfrentarán a un monstruo, liberarán a un pueblo esclavizado y escaparán ilesos de vuelta a la superficie. Y todo ello en doce páginas.

30 abr. 2017

1966- FLASH GORDON - Al Williamson (1)


Para mucha gente, cuando se menciona la palabra ciencia ficción, lo primero que les viene a la mente es “Star Wars”. Pero no siempre fue así. Durante mucho tiempo y antes de que los Jedi y la Fuerza pasaran a formar parte de la cultura popular, Ciencia Ficción equivalía a Flash Gordon. Hay otros clásicos del género, creados antes o después de él, que siguen una misma línea –John Carter de Marte, Buck Rogers, Dan Dare o Adam Strange, quizá su clon más conseguido-, pero Flash Gordon ha sido sin duda el más popular y longevo.

Su fama y perdurabilidad se debe sin duda al magistral trabajo de su creador, Alex Raymond. Una generación después, otro autor de comics, Dan Barry, quedó indeleblemente asociado con ese héroe. Y hay un tercer nombre escrito con letras de oro en la historia del legendario personaje: Al Williamson. De todos ellos, fue con mucha diferencia el que menos páginas de Flash Gordon dibujó, pero probablemente, quien más profundamente lo amó.

26 abr. 2017

1983- SUPER BOXERS – Ron Wilson, John Byrne y Armando Gil


La línea de Novelas Gráficas Marvel, inaugurada en 1982, supuso un paso importante en la evolución editorial de la compañía. Se trataba de ediciones de calidad en formato álbum (con un tamaño, por tanto, superior al del comic book que constituía la esencia de Marvel) y mejor papel e impresión. Pero sobre todo, los autores mantenían los derechos sobre sus creaciones, lo que fomentaba los proyectos con sesgo más personal y un mayor esfuerzo creativo.

Además, se abrió el espectro temático a otros géneros diferentes del superheroico. Éste, por supuesto, seguía presente en títulos como “Dazzler”, “La Muerte del Capitán Marvel”, “Los Nuevos Mutantes” o “Hulka”. Pero también hubo espacio para la fantasía (“Elric”, “El Estandarte del Cuervo”, “Marada”, “Greenberg el Vampiro”), la aventura (“La Sombra”) y, especialmente, la ciencia ficción. En este último género se encuadra la octava entrega de la colección: “Super Boxers”.

21 abr. 2017

1992- LA MUERTE DE SUPERMAN – Varios autores




En 1985, apareció “Crisis en Tierras Infinitas”, la épica miniserie que reordenó y dio un nuevo punto de partida al sobrecargado Universo DC. Uno de los personajes que recibieron un lavado de cara fue, precisamente, Superman, del que se encargó el entonces inmensamente popular John Byrne (una etapa que ya comenté con detalle en varias entradas de este mismo blog). Las disputas y desacuerdos con los editores y el agotamiento de ideas, hizo que Byrne acabara dejando al personaje en 1988 en manos de Roger Stern. Éste continuó con el estilo y líneas argumentales abiertas por su antecesor, pero no fue capaz de mantener las ventas del personaje, que fueron bajando poco a poco a niveles de nuevo preocupantes.